Pasajeros estadounidenses al límite

Después de la serie de cuatro violentos episodios de trato abusivo por parte de las aerolíneas United Airline, Delta Airlines y American Airlines; los pasajeros aéreos estadounidenses están llegando al límite y ya no quieren pasarle ni una más a ninguna compañía del país. Esta semana, los pasajeros de Spirit Airlines se amotinaron en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood, en Florida, Estados Unidos, después de que la aerolínea canceló 12 vuelos repentinamente sumando ya unos 300, culpando al tiempo cuando la verdadera razón era la falta de pilotos por el conflicto que afrontan con este colectivo. Los ánimos se caldearon más de la cuenta y la histeria no se hizo esperar, las imágenes de la trifulca que se formó pueden verlas en el vídeo siguiente.

Efectivamente, el mes pasado, alrededor de 1.000 millones de personas vieron el vídeo
de la extraña y violenta salida a rastras del médico David Dao de un
vuelo de United Airlines por negarse a abandonar su
asiento
(Un pasajero es sacado a rastras de un vuelo de United para ocupar su plaza). Una madre con dos bebés fue tratada muy descortesmente y sacada del avión por una auxiliar de
vuelo de American Airlines, episodio seguido por la expulsión de un avión de Delta
Airlines de un pasajero sin permitirle utilizar el baño durante un
largo retraso, aerolínea que cerró la seguidilla de desaciertos dejando
a una pareja y sus dos pequeños hijos de uno y dos años, a la media
noche, en Hawai
, tras amenzarlos con arresto, cárcel y separarlos de
sus hijos por quitarle el asiento de uno de los niños, contraviniendo
incluso normas de seguridad (ver: Delta expulsa a una familia de un vuelo y el vídeo se hace viral).

FlyersRights.org, la mayor organización de pasajeros de aerolíneas del país, se refirió a estos cuatro casos en una declaración al Congreso de Estados Unidos y al Departamento de Transporte, al presentar una lista de “reformas esenciales de los viajes aéreos”.

Paul Hudson, presidente y miembro público del Comité Asesor de Reglamentación de la Aviación de la FAA, señaló: “Es obvio que el maltrato a pasajeros no es aislado y no será resuelto confiando en las promesas de las aerolíneas o en las políticas voluntarias”.

La organziación presentó la misma petición al Congreso en el año 2000, después de los incidentes ocurridos con vuelos con retrasos de varias horas en los que se retenía a los pasajeros dentro de las aeronaves. La organización recuerda que se descubrió que en 2008 al menos 150.000 pasajeros por año eran retenidos en las pistas hasta por 12 horas para evitar la “migración de pasajeros”. Esta práctica abusiva de la línea aérea fue terminada solamente por el Departamento de Transportes (DOT) con la promulgación en 2010 de la normativa de las tres horas máximo en la pista y penalizaciones de fuertes multas en caso de contravenirla.

En consecuencia, además de las propuestas de reforma integral contenidas en la Carta de Derechos de Pasajeros de Flyersrights.org 2.0, disponible en su portal, la organización ha agregado medidas, entre las que figuran suspender la sobreventa de asientos y exigir a las compañías aéreas que justifiquen la necesidad de hacer una excepción; acabar con cambios obligatorios, especialmente cuando los pasajeros han abordado el avión; y derogar o modificar la disposición de la Ley Patriota que establece que ignorar o desobedecer la instrucción de la tripulación de vuelo es un delito federal castigado con 20 años de prisión; entre las principales.

Fuente: Hosteltur
Leer noticia en Hosteltur: Pasajeros estadounidenses al límite