La demanda de alquiler vacacional en Baleares se dispara un 40%

La demanda de alquiler turístico en Baleares crecerá este año un 40%, según los datos
desvelados por el presidente de Aptur
Baleares
, Joan Estarellas.
Una cifra que se disparará hasta el 96% en el caso de Menorca.

La Asociación de Apartamentos Turísticos balear espera, como mínimo, un 80% de ocupación del total de viviendas del archipiélago. La mayoría de los viajeros que optarán por esta opción de alojamiento son extranjeros –un 80%-, lo que supone un incremento del 16% respecto al dato del año anterior.

Por nacionalidades, los ingleses incrementan su demanda un 80%, los franceses un 75%, los italianos un 150% en Menorca, un 75% en Ibiza y un 50% en Mallorca, y los alemanes un 25%, sobre todo en Mallorca, según explica Aptur Baleares.

La estancia media de este tipo de turistas en el archipiélago es de siete días. La media de alojamiento es de seis personas por vivienda mientas que la tarifa es de 45 euros por noche y persona, según datos de Fincallorca.

Prohibición encubierta

Tras presentar los datos de demanda en Baleares, Aptur inauguró el II Foro Vacacional en el auditorio del Parc Bit en el que se reunieron 200 profesionales del sector para analizar la actualidad legal, fiscal, de marketing y ventas del mismo.

El presidente de Fevitur, Pablo Zubicaray, afirmó tajante que el borrador de la ley turística balear es “una prohibición encubierta”, una oposición que le trasladó a la directora general de Turismo, Pilar Carbonell, con la que mantuvo una reunión privada. Por su parte, el presidente de Pimem, Jordi Mora, destacó que la normativa eliminará al 50% de los propietarios de viviendas vacacionales.

La próxima edición del Foro tendrá lugar en Sóller, donde se abordará la realidad que viven los municipios de la Serra de Tramuntana y del Pla de Mallorca, “revitalizados”, según señalan desde Aptur, “gracias a esta actividad que contribuye además de forma decisiva a la desestacionalización”.

Fuente: Hosteltur
Leer noticia en Hosteltur: La demanda de alquiler vacacional en Baleares se dispara un 40%