El Hotel Mar i Pins tiene nuevo propietario

La subasta del Hotel Mar i Pins de Calvià, Mallorca, fue cerrada a los 16 minutos de comenzar, pero no porque se lo quitaran de las manos a la Delegación de Economía y Hacienda de Baleares, sino porque solo se presentó una oferta y, tras los minutos de rigor y no aparecer otro interesado, se dio por concluida a las 10:16 (ver también: Subastan un hotel en Mallorca por 12,5 M € y La subasta del hotel Mar i Pins genera mucho interés pero pocas ofertas).

Tras preguntar a los presentes si no tenían inconveniente en “ser filmados”, ante la presencia de medios de comunicación, se procedió a dar lectura al acta, mencionando que tal y como había quedado establecido el pasado 14 de enero de este año, el establecimiento hotelero Mar i Pins, ubicado en primera línea de playa en Calvià, Mallorca, salía a subasta pública a sobres cerrados por 12.561.957 euros, según publica el Boletín
Oficial de las Islas Baleares (BOIB).

Podían participar en el acto público personas físicas o jurídicas, o sus representantes, con una garantía del 5% del total del precio de salida, es decir, 628.097,85 euros; y debían abrir el sobre y presentar su oferta. Si había más de un participante, debían ir mejorando la oferta anterior. Si no se concretaba y materializaba ese día, se declararía desierta y se volvería a convocar a los 30 días, con una rebaja de 15% en el precio de salida; y si tampoco prosperaba, se pasaría a la la venta directa del inmueble que está libre de cargas u otras obligaciones, salvo las que se hubiesen asentado en los pliegos de condiciones de la subasta.

Se abrió entonces la ‘puja’, solicitando a los participantes presentes que procedieran a hacer sus ofertas, pero solo se levantó una mujer que, en nombre de su representado, abrió un sobre y dijo traer una oferta por la suma del precio de salida, se acercó a la mesa y entregó la documentación y garantía solicitadas.

No habiendo más oferentes, así, en 15 minutos y sin el tradicional golpe de mazo ni puja, la propiedad fue adjudicada provisionalmente a la única oferta presentada, según trascendió, al enigmático Harald Fischl, del que su representante no quiso suministrar dato alguno ni precisar si se trata de un empresario del sector turístico, hotelero o inmobiliario. En unos dos meses el Ministerio de Hacienda emitirá una orden
ministereial que será notificada al comprador, quien tendrá a partir de ese momento 30 días de plazo para entregar el resto del precio de venta y se formalizará la transacción.

Aunque unos 15 interesados, entre grupos hoteleros y fondos de inversión, se acercaron a ver la propiedad en Calviá, al final solo uno presentó una oferta. El establecimiento de 150 habitaciones era propiedad del empresario ruso Alexander Romanov,
quien lo entregó a la Justicia como pago de la multa por los delitos de
blanqueo de capitales, falsedad documental continuada y revelación de
secretos por los que fue condenado por la Audiencia Provincial de Palma
en mayo del año pasado.

Según fuentes del sector, podría tratarse de un empresario-político austríaco que, entre muchas otras actividades, ha estado en el sector de los seguros y la operación de residencias de ancianos y, entre otras inversiones corporativas, su empresa adquirió una cadena de restaurantes, pero no se pudo confirmar si se trata de la misma persona.

Fuente: Hosteltur
Leer noticia en Hosteltur: El Hotel Mar i Pins tiene nuevo propietario